Mary_Wollstonecraft_escritora_imprescindible
Escritoras imprescindibles del siglo XVIII,  Escritoras imprescindibles inglesas

▶️Mary Wollstonecraft

Mary Wollstonecraft (1759-1797)

 

 

Hubo un tiempo en que un incipiente concepto feminista y el de progreso, tanto como de la sociedad como de clase, partían de la misma base[1], siguiendo el espíritu de la publicación, en 1792, de Mary Wollstonecraft de su obra Vindicación de los derechos de la mujer [2].

En este pequeño artículo, queremos revisar la figura, contexto y obra de esta autora de fines del siglo XVIII, escritora imprescindible, que podemos considerar como una de las primeras pensadoras en tratar el imberbe concepto feminista en la Europa del Progreso y de la emergente clase media.

Habitualmente más conocida por sus relaciones personales con figuras intelectuales de su contexto histórico que por su propia obra, Wollstonecraft nace en el seno de una familia inglesa acomodada que, ante las dificultades económicas, suele trasladarse en pos de los negocios del padre de Mary.

Influida por su amistad de juventud con Jane Arden, Mary se rodea de un ambiente intelectual en el que se instruye con nutridas lecturas: tiene acceso a la biblioteca del padre de Jane, filósofo y científico, y asiste a sus clases. Madura en este tiempo los conceptos y valores que perseguiría en su trayectoria intelectual: la racionalidad y el respeto por el ser humano, fuera éste del sexo que fuera.

Posteriormente, se traslada a Irlanda, trabajando como institutriz y comenzando sus trabajos literarios. En 1788 escribirá Relatos originales de la vida real. Sin embargo, no será hasta su marcha a la ciudad de Londres, sola, cuando comience su trayectoria profesional como escritora plenamente.

Será en Londres donde también trabajará para el editor del Analytical Review, Joseph Johnson, que ya había publicado algunos de sus primeros textos, tales como Reflexiones sobre la educación de las hijas (1787).

Mary entabla, entonces, relaciones con el pintor Henry Fuseli, al que incluso propone una relación abierta (otro de sus rasgos como pionera de la moral de su tiempo), produciendo escándalo al propio artista y su mujer. Esto, que no deja de ser anécdota vital, nos proporciona otro de sus rasgos como escritora e individuo de vanguardia en su propio contexto. Su interés por el papel de la mujer en su propia sociedad, los roles a la que ésta estaba relegada y determinada, la pondrán en confrontación dialéctica con el papel “tradicional” asignado al género femenino.

Sus ideas, sus escritos, por norma general se han venido relacionando en paralelo a los grandes pensadores de la época. Sus réplicas tanto a Edmund Burke como a Jean Jacques Rousseau, son celebradas como alguna de sus más importantes obras:

También en este entorno londinense es donde conocerá a relevantes personalidades del contexto cultural, literario y filosófico de la época. Es entonces cuando entra en contacto con Thomas Payne y William Godwin, con el que mantendrá una intensa relación.

Tras la ruptura con Füseli viajará a Francia donde vivirá de cerca ´lo que la Revolución Francesa había desencadenado en la sociedad y el continente. En1790 escribe s obra Vindicación de los derechos del Hombre, donde dará respuesta al ya citado Burke y a su obra Reflexiones sobre la Revolución francesa (1790).

Nuestra escritora imprescindible, de este fin de siglo XVIII, marcará definitivamente los inicios del feminismo con su obra de 1792, ya en la ciudad de París, Vindicación de los derechos de la mujer[3].

En este contexto, conocerá allí al americano Gilbert Imlay, prototipo de hombre aventurero y libre, con el que comparte filosofía de vida. Tras diversos avatares vitales, le acompañará en su viaje a Suecia, Noruega y Dinamarca; estancia que alumbrará otra de sus obras, en este caso en forma de relato de viajes: Cartas escritas durante una breve estancia en Suecia, Noruega y Dinamarca, 1796.

Intento de suicidio incluido, Wollstonecraft cierra su etapa “nómada” con Imlay y retorna a Londres posteriormente. Es allí donde se reencuentra con William Godwing, estrechando lazos con él a nivel intelectual y personal y donde tendrá a su celebérrima hija y también escritora Mary Shelly (en 1797).

Con el nacimiento de su hija Mary, se apaga la existencia de nuestra escritora imprescindible, muriendo en el parto.

Su obra pasaría desapercibida por muchos años, hasta que en el siglo XX Virginia Woolf y Emma Goldman desenterraron su trabajo para reivindicar la causa feminista.

 

Obras de nuestra escritora imprescindible:

Reflexiones sobre la educación de las hijas (1787)

Relatos originales de la vida real (1788).

Se dedicó también a la traducción de textos, entre los que destacan Sobre la importancia de las opiniones religiosas de Jacques Necker y Elementos de moralidad para el trato con niños de Christian Gotthilf Salzmann. También escribió reseñas, principalmente de novelas, para el Analytical Review de Johnson.

Vindicación de los derechos del hombre (1790), en respuesta a la conservadora crítica de Edmund Burke a la Revolución francesa en Reflexiones sobre la Revolución francesa (1790). Apuntó a estas mismas ideas de forma más indirecta en Vindicación de los derechos de la mujer (1792

Una visión histórica y moral del origen de la Revolución francesa. 1794, Londres.

Cartas escritas durante una breve estancia en Suecia, Noruega y Dinamarca en 1796

 

Algunas de las ediciones de su obra traducidas español:

Vindicación de la mujer de los derechos de la mujer. Debate 1977

Vindicación de los derechos de la mujer. Edición de Isabel Burdier, Cátedra 1994.

Vindicación delos derechos de la mujer. Edición de Marta Lois González, Istmo 2005 (artículo en el que contestará a Rousseau y su Emilio, en relación a la educación de la mujer).

La novela de Mary. Araña Editorial 2010.

La educación de las hijas. Traducción de Cristina López González, prólogo de Amelia Valcárcel. El Desvelo Ediciones, 2010.

Mary; María; Mathilda, Traducción de Íñigo Jaúregui, Cristina Suárez y Anne-Marie Leocouté. Editorial Nórdica 2011.

Vindicación de los derechos de la mujer. Edición de Sheila Rowbotham; traducción de Alfredo Brotons Muñoz y Marta Lois González. Akal 2014.

Vindicación de los derechos de la mujer. Colección feminismo Ed. Cátedra, 2018.

 

Obras de otras escritoras en las que aparece como objeto de estudio, ensayo o biografía:

Rosa Montero, Nosotras. Historias de mujeres y algo más (Alfaguara, 2018)

Charlotte Gordon, Mary Wollstonecraft, Mary Shelley. Circe 2018

Antje Schrupp, edición ilustrada por Patu y traducida por Jesús Espino Nuño, Pequeña historia del feminismo en el contexto euro-norteamericano. Akal 2018.

 

 

[1]Para ahondar más en las aportaciones de Wollstonecraft al respecto ver   Milagros Fernández Poza, A propósito de Mary Wollstonecraft, en Cuadernos de Historia Contemporánea 1998, número 20. 273-284. En relación a la base de su pensamiento desde la perspectiva del desarrollo de las libertades individuales. Podéis decargar y leer el PDF en el enlace.

[2] M. Wollstonecraft: Vindicación de los derechos de la mujer. Madrid, Cátedra, 1996. Primera edición en España de su obra.

[3] En relación a esta obra fundacional y fundamental para la prosecución del concepto de igualdad entre hombre y mujer, ver el estudio de de María Jesús Lorenzo Modia La vindicación de los derechos de la mujer antes de Mary Wollstonecraft, en Philología Hjspalensjs 17 /2 (2003) 105-114. En el enlace podréis encontrar un PDF para leer el estudio de María Jesús Lorenzo Modia.

 

Como siempre, os recordamos que algunos de los enlaces de EscritorasImprescindibles.com son de afiliados. ¿Esto qué significa? Que nos llevamos una pequeña comisión si compráis el libro a través de nuestro enlace. Esto nos ayuda a seguir manteniendo esta web y su labor de divulgación.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribir  
Notificar de